miércoles, 10 de agosto de 2016

Fazenda Agrícola Augalevada, Viticultura con los pies en la tierra

*Artículo realizado por Daniel Marín, publicado en la edición impresa del periódico La Región de Ourense día  06/08/2016.

Es un placer comenzar mi sección un mensaje en la botella, presentándoles un proyecto muy especial de esos qué empiezan con una linda historia de amor, Fazenda Agrícola Augalevada se ha ido proyectando desde que Liliana Fernández y Iago Garrido se conocieron cursando ingeniería agraria en la facultad de Ourense, poco a poco han ido formando una familia haciendo realidad sus ilusiones de ser hacedores de vinos.

Fazenda Agrícola Augalevada se encuentra ubicada en la localidad de Rioboó Cenlle. Siguiendo la discontinua carretera que deja atrás el histórico Monasterio de San Clodio, se distingue una verde ladera, de sentimiento muy armónico, que brota de la contemplación del paisaje de viñedos junto a vacas, ovejas, cabras y una pareja de simpáticos perros Mastines, por todo ello se puede intuir cuál es su manera de interpretar el vino.

En la cima se encuentra la bodega perfectamente integrada con el entorno.Entre  viñedos baja un pequeño río que divide la finca en dos partes que los lugareños más longevos mencionan como “Augalevada”, este es el nombre que eligieron para que los represente y sobre todo simboliza su vínculo con el lugar.

El anhelo de Liliana y Iago empieza a tener forma cuando en el año 2009 plantan en su finca de 2,5 hectáreas las más diversas variedades autóctonas del Ribeiro. Cuatro años después construyeron la bodega, elaborando la primeros añada de vino blanco.

Fazenda Agrícola Augalevada, es un proyecto de raíces muy profundas donde los tiempos los marca la naturaleza. La filosofía de trabajo de Iago es agricultura ecológica, no es nada extraño, es una vuelta atrás como lo hacían nuestros abuelos, con un viñedo equilibrado, con todos los microorganismos que forman parte de un suelo vivo.

Iago, pone el acento en la palabra “comienzo”. Su búsqueda es hacer vinos con alma, donde el clima se pueda sentir. En la bodega está todo condicionado para trabajar por gravedad, las uvas fermentan de manera natural en ánforas de 500 litros, cada punto del viñedo se trabaja de manera especial. Está continuamente haciendo pruebas, elaborando de diferentes maneras, para comprobar las múltiples expresiones de su finca, tanto es así que tiene enterrada en el medio de la finca al aire libre una ánfora de 500 litros en la que elaboró un vino blanco fermentado con las pieles de las uvas y luego macerado durante 10 meses, un pequeño atrevimiento que hace suspirar de emoción a todo profesional que visita su bodega.

Siempre se habla y se escribe de la historia, cuando pasan los años y quizás ya nadie recuerda sí fue real. En mi caso trato de ser moderado y no me gusta hacer predicciones  con el vino donde la naturaleza es la que manda. Pero les puedo asegurar que el proyecto Fazenda Agrícola Augalevada, es de esos nacidos para reconducir la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario