lunes, 10 de agosto de 2015

Vilerma, expresión de su viñedo

La propuesta de hoy es más que una presentación, me gustaría que sea un pequeño reconocimiento a personas que han trabajado muchos años en la difícil tarea de cultivar uvas y que en cierto modo abrieron camino a una nueva generación de productores que han apostado por recuperar la cultura única y milenaria de los vinos del Ribeiro, consiguiendo reconquistar el prestigio de antaño y disfrutando en la actualidad de un momento espléndido en el que se respira tipicidad y mucha vida.

Una mirada atrás

Bodega Vilerma  fue fundada en el año 1977 por Arsenio Paz, una persona muy entrañable, comprometida con  revalorizar la esencia que encierra la región del Ribeiro.

Al explorar en viejas  guías de  vinos de la década de los 90, mencionan a Bodega Vilerma  por su buen hacer, y reconocen su gran apuesta por la comercialización de  vinos de calidad, de uvas  autóctonas como Treixadura, Loureiro, Lado, Torrontés y Albariño. Además de la lucha continua de que los vinos del Ribeiro no eran turbios y que deben ser degustados en copas de cristal y no en tazas.
Ubicada en la cima del valle de Gomariz , Leiro, un lugar auténtico. En plena naturaleza donde impera el bello colorido de los viñedos, se asienta la bodega de construcción de piedra, con portales  grandes de madera. En su interior una cava subterránea  donde se conservan sus vinos que inspiran calma y elegancia.

Lo que distingue y marca su estilo es su finca  “A  Vilerma”,  de 7 hectáreas de  viñedo propio, en el entorno de la  bodega con una orografía de suelo y clima muy favorable para el cultivo de uvas.

Vilerma blanco que se muestra distinguido desde su origen, integrado en el colorido floral de su entorno. En boca frutal, persistente, delicado y muy accesible, con mucha expresión de su finca A Vilerma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario