domingo, 25 de enero de 2015

Mi primer vino tinto Gallego

Quizás  no tenga mucho interés  pero hoy quiero  evocar junto a  vosotros mi sensación  de la primera vez que degusté un vino  tinto gallego.

Fue en Marbella en el año 2003  yo apenas era un  veinteañero  que comenzaba a tener  una relación por trabajo  muy intensa con el vino, con unos amigos  solíamos ir a menudo al restaurante Vila do Grove  a disfrutar de la exquisita  carne de vacuno gallego.

Recordamos que por aquellos tiempos en España la tendencia era de  vinos concentrados con la madera bien presente y un nivel  alcohol muy elevado no digo todo pero en las cartas de restaurantes  triunfaban este tipo de  vinos en su gran mayoría.

Volviendo aquel día en el que Jaime  propietario del restaurante Vila do Grove nos propuso que degustáramos un vino tinto de su tierra un Ribeira Sacra de uva Mencía  no recuerdo el nombre del vino  la etiqueta era espantosa, pero al beberlo todo cambió estábamos ante algo diferente, sensaciones inéditas para nosotros de estilo ligero delicado de  acentuada acidez y aromas de frutas de primavera poco alcohol y ni rastro de madera.



No puedo evitar imaginar como sería la carta de vinos de Jaime en la actualidad, si  por aquel entonces sólo  tenía  dos  vinos de la Ribeira Sacra ahora  la completaría con una gran diversidad de ejemplos vinos que están sorprendiendo y maravillando al mundo con productores  cómo Algueira, Guimaro, Ronsel do Sil, Dominio do Bibei, Envínate, Ladeira la Mata, Ponte da Boga, Regoa, Sílici ademas de los vinos de Raúl Pérez y Roberto Regal..

sábado, 3 de enero de 2015

Galicia.. De lo viejo a lo nuevo

Galicia, sorprendente tierra de vinos, de gran diversidad de terruños, climas, altitudes y cientos de uvas autóctonas  que por invisibilidad de las circunstancias  fueron dejadas en el olvido, casi hasta el punto de desaparecer.

Se dice que Galicia es una tierra llena de secretos si bien se podría decir tierra de tesoros ya que los pequeños  viñedos vecinales han resguardado durante años las más diversas  cepas que fueron dejadas de lado porque no se sabía cómo trabajar con ellas, no se entendía su comportamiento, eran  muy difíciles de  cultivar y de bajos rendimientos. 

Por suerte aquellos tiempos  ya quedaron atrás  y la nueva generación de viticultores  gallegos ha hecho de lo viejo lo nuevo unos  vinos tintos de una singularidad única que están maravillando al mundo.







Vinos de uvas tintas viejas que  hacen lo nuevo.

Uva  Merenzao, también conocida en Galicia con los nombres de Bastardo y Carnaz.
Bodega Ronsel do Sil. Región Ribeira Sacra.
Vino: Alpendre Merenzao, sinfonía natural de los bosques gallegos, olores extraviados delicadeza infinita un gran ejemplo de la singularidad que se respira en Galicia.

Uva  Sousón.
Bodega Santa Marta. Región Valdeorras.
Vino: Viñaredo Sousón, tras la recuperación de unas pequeñas parcelas de viñedos de uva Sousón nace este diferenciador vino del que se puede apreciar que hay un gran potencial.

Uva Brancellao.
Bodega Algueira. Región Ribeira Sacra.
Vino Algueira Brancellao, elaborado por Fernando González  viticultor que parece ir siempre a contra corriente, con sus escasísimos vinos esta reivindicando a la perfección el terruño y las variedades autóctonas.

Uva Loureiro Tinto.
Bodega Forjas do Salnés. Región Rias Baixas.
Vino Goliardo Loureiro, sin duda un aire fresco para el panorama vinícola gallego y un mensaje reivindicativo para los vinos tintos de la región  Rías Baixas. Personalidad única con excelente acidez que descubre su origen atlántico.

Uva Garnacha Tintorera.
Bodega Alan de Val. Región Valdeorras.
Vino Escada Lembranzas, sin duda un ejemplo de la consolidación de esta noble variedad que ya es parte del terruño gallego, en la que se fusionan a la perfección el clima, suelo y los aromas antiguos.

Uva Caiño.
Bodega Quinta da Muradella. Región de Monterrei.
Vino Quinta da Muradella Caiño, simboliza la coexistencia del entorno, la explosión de una labor bien hecha en el viñedo, de llegar quizás a un nivel de calidad tan alto que está fuera de lo normal.

Uva Espadeiro.
Bodega Forjas do Salnés. Región Rías Baixas.
Vino Goliardo Espadeiro, fruto de los parrales a pie de mar, viejos, olvidados y dejados de lado por el furor de los vinos blancos. En él se puede palpar sensaciones de mar y tierra.

Uva Mencía.
Bodega Envínate. Viticultores Pablo González y Envínate. Región Ribeira Sacra.
Vino Parcela Camiño Novo, buscadores incansables de la identidad gallega, costumbristas a ir más allá, creadores de vinos de uva mencía muy distintivos en toda la región gallega.

Uva Mouretón.
Bodega Dominio do Bibei. Región Ribeira Sacra.
Vino Dominio do Bibei Mouretón, bodega que ha sabido ir más allá y producir vinos de gran originalidad en viñedos olvidados.

Uvas Brancellao, Caiño y Ferrón.
Vino A Torna dos Pasas Escolma, según mi punto de vista simboliza lo que hace diferente a Galicia, es cómo un laberinto que nos lleva hacia la profundidad de una tierra que aún tiene mucho que decir.