domingo, 29 de diciembre de 2013

Envínate...

Este  post  es de principios de noviembre, fui invitado  por Jesús Olivares enólogo  de bodega  Ronsel do Sil  a  catar sus vinos, ya es la segunda  visita que le hago y me sorprendió tanto como la primera  vez que lo visité sobre todo sus vinos Ourive Dona Branca 2012  y el Alpendre Merenzao 2012.

Siguiendo la senda del  río sil nos fuimos de Parada do  Sil  a Castro Caldelas,  ahí Jesús me iba a presentar a Alfonso Torrente  Solana de Envínate y que alegría ya que  justamente hacía una semana que en el programa de radio 3 “Placeres mundanos” que no me pierdo ningún domingo presentado por Orlando Lumbreras, Alfonso  era el invitado y la hora se pasó muy deprisa, buena música y con mucha expresión de origen.

Alfonso Torrente Solana forma parte del grupo de Envínate formado por  4  jóvenes  enólogos y viticultores, trabajan muy bien hacen unos vinos únicos e interesantes en diferentes zonas de España  de muy poca producción pero con muchos principios.

Se nos hizo las tantas de la noche hablando de Sarria su pueblo natal, de su época de estudiante en Ourense y de cuando sobrevoló en helicóptero la Ribeira Sacra, que inmensidad de riqueza paisajística  ese día en su interior algo cambió,  a medida que explicaba sus vinos y la interpretación de estas tierras se emocionaba  y se le iluminaban los ojos,  que visión más  romántica y sentimental de entender el  vino.


Alfonso  es como un libro abierto es un gran conocedor de vinos y terruños del mundo, de hecho  mientras compartíamos  sensaciones como dice él, descorchó un vino de un pequeño productor Côte de Nuits  Cristophe Roumier, inolvidable como todo ese día.

Envínate producen en los vertiginosos terraplenes  de Ribeira Sacra 3 vinos  de carácter atlántico y de suelo pizarrozo “Lousas Viña de Aldea”, “LousasParcela Seoane”  y “Lousas Parcela Camiño Novo” son vinos muy  distintivos de diminutas parcelas en las que proyectan la  artesanía y tipicidad de una tierra que aún está por descubrir.

Ese día para mí también algo cambió, profundicé aún más con Galicia y sí que va a ser verdad que esta  tierra tiene mil y un secretos.

Agradecimientos: a  Pablo, Marta, Daniel de bodega Díaz Bayo, Jesús, Pablo S, Alfonso, Luis y uno muy especial a  Reme.

viernes, 1 de noviembre de 2013

Noite Pecha

20 años de amistad de dos viticultores  quizás no sean nada como dice el tango… pero una  “Noite Pecha” catando los vinos de  ambos   puede dar  para  mucho y tanto es así que decidieron  que sus vinos están mejor  juntos  que separados.

El  vino “Noite Pecha”  es fruto de las inquietudes de Carlos Costoya de “Bodegas Costoya”  y César  Cachín  de “Adega Cachín”,  a los que les une una gran amistad y sobre todo el amor por el vino. Son vecinos de la  localidad de  Abeleda - A Teixeira Ourense, dónde poseen sus   bodegas y viñedos.


Carlos y César como buenos vecinos tienen por costumbre a lo largo del tiempo reunirse y  catar sus vinos antes de embotellar  y así sucedió que en una “Noite Pecha”  de cata se entremezclaron  sus vinos por casualidad dando vida a un cuvée sorprendente y  decidieron fusionar  una barrica de cada uno dando vida a Noite Pecha.

Noite Pecha 2011 es una simbiosis de la buena convivencia tanto humana como paisajística,  en él se descubre la auténtica serenidad de una tierra de emoción y el buen arte de interpretar esta tierra.

Foto de Daniel Gallego

domingo, 20 de octubre de 2013

Javier Monsalve: Sin Límites

En Ivinourense me interesa  lo que  está detrás  de una botella, el paisaje, clima y lo más importante los seres humanos, aquellos que tienen las raíces clavadas en la tierra y persiguen la ilusión de hacer vino gallego.

Hace tres vendimias atrás conocí  al viticultor  Javier Monsalve, me invitó a conocer su bodega y viñedos, pasamos horas hablando de vinos y de  la inmensidad de los viñedos  de Arnoia  me trasmitió un gran compromiso y  cariño  por esta tierra.

En aquel  artículo que escribí sobre él lo titulé “Eloi Lorenzo un Ribeiro que mira hacia el futuro” y sigo creyendo en su proyecto ya que él  continúa en la línea  de pequeño  artesano hacedor de vinos que en definitiva es  una manera de conservar  y mantener vivo lo autóctono.



Javier va creciendo día a día con su vino, tiene un carácter inconformista y con sus elaboraciones va siempre  al límite, quizás eso  ha hecho que su vino 2011 en algunos casos haya sido injustamente no bien interpretado, creemos que esa inquietud de insistir en hacer vinos con una mirada en el viñedo y no en las modas es muy enriquecedor ya que vemos a diario que existen una gran homogeneidad en los vinos, los productores se acomodan al mercado y se olvidan de la tierra y de que pueden hacer vinos mucho mejores.


Eloi Lorenzo 2012 es un  vino grande de un modesto viticultor, posee unas características propias, que lo hacen muy distintivo y personal.

sábado, 21 de septiembre de 2013

Xico de Mandín: Actitudes

En Mandín un encuentro con Xico de Adega Couto Mixto….

Ya les he hablado de él antes  aquí es un hombre  que lleva impreso  su lugar, tradicionalista y  a la vez  evolucionista,  es consciente que sus viñas son un legado que hay que mantener vivo como  otras tantas cosas del rural gallego que se van dejando en el olvido.

Viticultor Xico
Francisco Pérez Diéguez representa a la Galicia  de la  artesanía más profunda, a la de los labriegos  que tienen dos trabajos para sustentar una producción de  3,500 botellas, sin duda esta  idiosincrasia  por mantener vivo lo autóctono nos hace únicos.

Esta vez  lo encontré un poco triste a Xico de hecho una pequeña parcela de cepas Godello ni siquiera me la mostró porque dice que “cada vez que la veo se me  parte el alma”, ha sido un año muy duro climatológicamente, al principio de la floración las heladas, luego las tormentas con granizo, la sequía del verano y si  eso fuera poco la visita de los jabalíes que les encanta su uva Bastardo.


Mientras Xico nos presenta una a una sus viejas viñas nos dice que “si las viñas hablaran  seguramente nos dirían lo mal que  estamos trabajando con ellas, pero como no hablan cada uno interpreta a su manera y así nos va, yo sigo  por la senda de lo natural con preparados protectores, ajardinamiento del suelo, reducción de rendimiento y cada vez estoy más contento, me da mucho trabajo pero al final es muy satisfactorio.”
 Mandín

Es de admirar como mantiene en menos de 2 hectáreas  una gran diversidad de variedades gallegas casi extinguida como la Dona Blanca, Blanca de Monterrei, Tinta Gorda, Tinta Amarela y Bastardo  entre otras.  Xico  subraya  que tanta multiplicidad hace que sea muy enriquecedor elaborar vinos con ellas y  para él todas valen, no hay uva mala.


Dona Blanca
Ya en la bodega pudimos comprobar que todo continua igual nada de madera ni tecnología sólo lo necesario para hacer vino, luego nos desplazamos a la taberna que regenta Xico , para catar sus vinos para empezar comenzamos con el vino operario un tinto muy alegre y completo que elabora para sus vecinos.  El Couto Mixto blanco 2012, me gustó mucho, ha conseguido  frescura, complejidad y un gran equilibrio muy sorprendente. Y el Couto Mixto tinto 2012  se supera a si mismo derrochando originalidad.

Agradecimiento a Daniel Gallego por estas magníficas imágenes.

sábado, 13 de julio de 2013

Issué 2010

Bernardo Estévez, labrador de sueños de innata sencillez,  de trato afable con un constante afán perfeccionista,  su filosofía no es negociable  y sigue intacta, ir tan lejos como le permita la propia naturaleza.

Con paciencia y mucha valentía,  acostumbrado a ir por la senda de lo más difícil, a escalar las altas cumbres por su condición de ex ciclista, ha logrado tener unos viñedos muy diferenciados que encierran la más pura esencia de las laderas de Arnoia.

Desde sus inicios ha trabajado con una visión  casi obsesiva de la tierra con un cultivo integrado basado en el equilibrio, evitando el uso de productos químicos en la viña y en la elaboración.  Además de una gran  apuesta por la recuperación de castes  olvidadas.


Con su primera añada Issué 2009  dejó constancia de la impecable labor que ha realizado desde 2001 cuando comenzó a trabajar las pequeñas parcelas de viñedos casi desnaturalizados y de lo que se puede lograr  en una tierra que no esté alterada.

Y de Issué 2010 casi no hay palabras para calificar la inmensidad de virtudes. En nariz extraordinariamente elegante, penetrante, de sutiles aromas de piel de cítricos,  hierbas florales, pera y frutas secas con ciertas notas de galleta. El transcurrir  en  boca es  opulento pero siempre delicado  y con una portentosa vitalidad.

domingo, 2 de junio de 2013

Bodega Viña Mezquita

Nos sumergimos en la gran belleza paisajística de Amandi, en sus inhóspitas y vertiginosas laderas colmadas de cepas que se pierden en el río Sil.

Visitamos la Bodega Viña Mezquita ubicada en Lobios  Sober,  Lugo, dirigida por el viticultor José Manuel Vidal López quién perpetúa y mantiene sólida la tradición y  patrimonio familiar con vocación de pequeños artesanos buenos hacedores de vino.

José Manuel nos lleva a las  raíces de Viña Mezquita  a  su resplandeciente viñedo  en el que calma la tranquilidad y sólo se percibe a lo lejos el paso del catamarán por el río Sil. 


Su viña no alcanza una hectárea de viñedo con cepas en su mayoría viejas  de mencía, cultivadas  en espaldera como una ventana al sol,  además  tiene plantado una minúscula parcela con frutales de melocotón, cítricos y cerezos, del que disfruta cuando está trabajando. No me hizo falta preguntarle cual es su filosofía en el viñedo  aquí un ser humano no  puede interponerse  mucho quizás  sólo encomiarse  a la naturaleza.






Comercializa  un único vino cien por cien mencía de escasa producción  con  el nombre de Viña Mezquita su elaboración es manual   a la antigua usanza, que comunica el gran potencial de Amandi tanto es así que su añada 2011 ha sido Galardonado  en el 20º  certamen  internacional de vinos de montaña en el valle de Aosta con el premio de gran medalla de oro en categoría de vino tinto tranquilo, sin duda una gratitud a su labor y reconocimiento a una bodega pequeña, humilde  pero que consigue con mucho tesón y cariño crear vinos singulares.

miércoles, 1 de mayo de 2013

Adega José Aristegui

Qué razón tiene aquel anuncio publicitario  que dice  “El vino nos une”, sin duda quizás sea el caso  de José Aristegui que después de haber  estado alejado   del mundo del vino regresó a sus  orígenes al oficio que aprendió desde que era un niño y  que considera la más noble tarea a la que se pueda dedicar un ser humano el trabajar la  tierra.

Adega José Aristegui se encuentra ubicada en las célebres laderas de A Rúa,  Valdeorras , una tierra mágica tanto por su  riqueza paisajística como por sus gentes y  sus  vinos únicos. 

José Aristegui viticultor, entusiasta y con mucha sensibilidad por el vino sigue las huellas de su padre continuando con la tradición, con un olfato certero y con un buen trabajo en el viñedo elabora vinos con un gusto exquisito.


La carta de presentación de Adega José Aristegui es su resplandeciente viñedo con sus diferentes características de suelo y altitud que es con lo que se sustenta este proyecto, con cepas  viejas  erguidas y desordenadas  sobre pequeñas parcelas de  terraplenes de pizarra descompuesta y con unas prácticas de cultivo equilibrado manteniendo un suelo vivo, con escasos rendimientos de producción que son la clave para asegurar a sus vinos un estilo expresivo y personal.

En armonía con la naturaleza, esta pequeña y discreta  adega posee 3,5 hectáreas de viñedos en minúsculas parcelas algunas con no más de 8 cepas en las que ha ido ampliando el minifundio  plantando variedades como Caiño Longo, Blancellao y Sousón  además de Godello y Mencía en  búsqueda de un equilibrio de diferentes zonas.

Con una producción de 6.000 botellas comercializa 3 vinos, su primera añada en 2.011 no dejó indiferente a nadie  y ha 
demostrado que tiene un viñedo con muy buena calidad.

Los vinos comercializados son “José Aristegui Godello”, fresco y con notable finura. “José Aristegui Mencía”  consistente y alegre.  Y por último “Traste” una apuesta muy ambiciosa de cepas centenarias  de Garnacha Tintorera y Mencía  de la radiante parcela  de suelo de pizarra Trasdeirelas, se expresa fresco y estructurado con casta de la zona.

viernes, 29 de marzo de 2013

Un viaje dulce, dulcísimo

Con el postre las preguntas y el misterio. ¿Es verdad qué este fantástico vino dulce se elabora con uvas podridas?

Puede parecer chocante pero es real, los franceses que tienden a embellecer las cosas con nombres bonitos, llaman  a esta situación de uvas  podridas por un hongo, con el decorado disimulo de “Podredumbre Noble”.

Son vinos difíciles de elaborar, de muy escasa producción, considerados como una de las maravillas enológicas, siendo los vinos más aristocráticos y cautivadores del mundo.

Cuenta la leyenda que  su origen nace en un  país del centro de Europa. Las uvas para hacer vino se  vendimiaban siempre con la  autorización del rey,  lo que ocurrió aquel año es que su majestad ocupado por nuevas conquistas, se retrasó unos cuantos meses, encontrando el viñedo con  las uvas podridas, algo que no fue un impedimento para que  este diese la orden igualmente de cosechar y elaborar su vino.

Podredumbre noble”  o también conocida con el nombre científico “Brotrytis Cinerea”, consiste en dejar que las uvas  maduren en el viñedo de manera natural hasta que son infectadas por un hongo que atraviesa la piel de las uvas hasta deshidratarlas, concentrando un escaso néctar de dulzor, acidez y aromas. Para que este milagro enológico sea posible tiene que ayudar mucho el clima y hay que tener mucha paciencia, ya que el hongo no entra en acción de manera uniforme, lo que obliga a ir vendimiando de manera manual, viña a viña en distintas semanas. Un factor  importante y clave que propicia la Podredumbre noble es la humedad del clima.


Así fue que a raíz de un pequeño tropiezo surgieron unos vinos de exquisita dulzura como los vinos de las regiones francesas de Sauternes o  Barsac. El que se conoce como el rey de los vinos, el húngaro Tokay,  Trockenbeerenausles de Alemania y  las escasas elaboraciones de Austria. Vinos que si tuviera que definirlos con una palabra diría “felicidad” por sus  delicados aromas de fruta y su elegancia que nos va envolviendo en un viaje de placer muy dulce.

miércoles, 6 de marzo de 2013

Bodegas Algueira La Sinfonía

Fernando González,  el compositor  como me gusta llamarlo  compone sus vinos Algueira con tanta delicadeza que transmite sensaciones como si se tratara de un concierto de la filarmónica deViena, su escenario es el que quizás sea la región con los viñedos más fascinantes y de más difícil laboreo del mundo,  la Ribeira Sacra.

Bodegas Algueira  está situada en un  paraje de postal  en Doade Sober en Lugo, rodeado de  empinadas laderas donde las viñas son sostenidas por bancales milenarios en los que las notas musicales  son un crisol de variedades autóctonas recuperadas que se pierden  sobre  los ríos Miño y Sil  siendo éste un escenario único para el cultivo de la vid.



Viñedos Ribeira Sacra

Para los que no conocen a Fernando es de esas personas comprometidas con lo que hacen, vive el día a día dedicado a su bodega, constantemente está  innovando,  haciendo  pruebas con barricas o recuperando algunas variedades perdidas pero siempre con un trabajo por detrás. Su Bodega  es su vida, hay veces que por trabajo coincido con él en Ourense a las 8 de la mañana y me cuenta todo emocionado  lo contento que está de cómo han  evolucionando sus vinos, está claro que tiene una gran ilusión por todo lo que hace, mucho apego y  cariño por la tierra.


El instrumento principal de este inquieto viticultor es la manera con la que trabaja e interpreta su viñedo y el entorno, con una encomiable labor de campo y siguiendo su lema que es: "en Algueira embotellamos el paisaje”.  Parece fácil pero para ello hay que trabajar mucho, los vinos se elaboran bajo el concepto de pago, cada una de las parcelas es destinada para un vino diferente habiendo marcado de este modo un estilo muy personal que lo distingue mucho de los demás.

Río Sil


La sinfonía de Algueira son sus vinos, espero no olvidarme de ninguno  empezando por los blancos que son: Brandan de cepas godello fresco y alegre.
 Algueira Cortezada plurivarietal Godello, Albariño y Treixadura, divertido y expresivo.
Algueira Escalada un Godello de altura corpulento y delicado.
En tintos Algueira Menciael del año  vivo y profundo en el que la fruta es la que manda.
Algueira  Carravel, un vino para compartir, hablar y soñar.
Algueira  Pizarra, es una demostración que con un buen trabajo en el viñedo  se consiguen vinos de mucha calidad. 
Algueira Merenzao es una simbiosis entre presente y pasado, delicado, mágico y muy placentero. 
Algueira Brancellao, tiene mucha música para viajar, sus aromas perduran en la memoria. 
Algueira Carballo Gallego, no he tenido la suerte aún de haberlo  probado espero conseguir alguna botella pronto. 
Algueira Fincas Caiño y Sousón, me gusta su franqueza y su carácter atlántico.
 Algueira Madialeva,Garnacha Tintorera impactante con una gran personalidad.

sábado, 23 de febrero de 2013

Cerveceros Artesanos Gallegos


Sube  la espuma en Galicia, sin hacer mucho ruido se ha ido formando un movimiento de cerveceros del que no parece tener límite gente joven autodidacta en su mayoría con muchas ganas de fomentar el consumo de sus cervezas a través de Festivales, club y asociaciones  donde participan  elaboradores y amantes de esta bebida.

Una de las claves principales de que esta iniciativa siga ganando terreno es el excelente proceso de elaboración de las micro cervecerías Gallegas que en la actualidad comercializan una diversa gama de cervezas para los paladares más inquietos y exigentes con una  fascinante aceptación para todos los gustos y momentos.

Poniendo el acento en la palabra “Artesanos”   y con un esfuerzo titánico contamos en el mercado con las siguientes fábricas, Menduiña en Cangas do Morrazo, Saramagal de Barro, San Amaro de Redondela, Dama Alaricana de Allariz, Peregrina ubicada en Santiago de Compostela, De Lago de Vigo. 
También  destacamos los cerveceros caseros que en un futuro  muy cercano piensan comercializar sus marcas como: Summun de Vigo, y las de Ourense Keltius, Meiga, Deep Taste y Galago Craft Beer.



Ésta última creada por un joven que tiene una visión diferente del mundo de la cerveza llena de romanticismo y sensibilidad Glenn Schippers, un médico belga que de tanto peregrinar las consultas rurales de Ourense se ha ido enamorando de estas tierras gallegas dónde siguiendo con la tradición cervecera tan arraigada de su país y tras la formación de maestro cervecero se propuso dar sus primeros pasos elaborando su  propia cerveza GALAGO CRAFT BEER.  Su producción es muy escasa y es para consumo propio esto  le permite un mayor control de calidad en todo el proceso y tener libertad para seguir creando cervezas muy únicas como la San Martiño, una cerveza de castañas.

Esperemos que siga fluyendo la espuma por el territorio gallego ya que es muy versátil, tiene infinidad de posibilidades a la hora de maridar. Por último mencionar a un comunicador incansable del mundo de la cerveza Felipe Gil que tiene mucho que ver en todo esto.

Saludos y por favor no comparen la cerveza con el vino que son viejos conocidos y existen desde siempre y están condenados a entenderse.
Buscar el momento para cada cosa y ser feliz.

domingo, 10 de febrero de 2013

Bodegas Merencio


Invitado por los hermanos  Pablo y Diego amantes y conocedores del vino gallego nos  acercamos a Sadurnín a unos pocos kilómetros de la ciudad de Ourense en Cenlle dónde visitamos las viñas de Jorge Pérez Fernández,  joven viticultor que sabe sacar el máximo provecho a su reluciente viñedo, creador del vino Merencio muestra del buen trabajo que está haciendo.

Jorge se muestra  muy transparente y  nos dice que su vino  no tiene ningún secreto y el principal  sustento de Merencio es la viña que tiene una media de edad de 30 años y en una ubicación asentada sobre socalcos en una zona alta orientada hacia el sureste y arropada con mucha luz que hace que sea su mejor carta de presentación.

Posee una superficie de 5 hectáreas de terreno en la que por ahora sólo se cultiva la mitad con las variedades  Treixadura, Caiño blanco, Godello y Albariño además también tiene castes tintas autóctonas Brancellao, Sousón y Caiño de las que está  haciendo varias pruebas y que piensa comercializar  en un futuro.

Bodegas Merencio ilustra un trabajo constante y  manteniendo firmemente el carácter de pequeños artesanos elaborando un vino  que refleja la pureza del entorno.

Merencio 2011 es un blanco en el que la fruta  es la protagonista y  mantiene en todo momento un gran frescor, con  un paso sabroso y un refinado amargor que culmina con una elegante personalidad.


sábado, 12 de enero de 2013

Vinos Remigio Enríquez


Vinos  Remigio  Enríquez,  es una joven  bodega que nace en los alrededores de Ourense y se podría definir como una bodega con viñedo urbana rodeada de espléndidas vistas visualizando toda la ciudad. Todo comenzó hace una década cuando Remigio Enríquez empresario ourensano radicado en Barcelona y apasionado por el mundo del vino  comenzó a plantar unas cepas con la ayuda de su padre en la finca Coto Santa Marta, propiedad de la familia que en  un principio era un pasa tiempo para disfrutar de la naturaleza y de los animales, ya que  crían ovejas, cabras y gallinas.

Plantando cepa a cepa con los años se convirtió en una hectárea  de viñedo  se habilito en la casa familiar que se encuentra la misma finca  una pequeña bodega funcional con lo necesario para elaborar vinos.



A  Remigio le encanta que sus vinos pasen un tiempo en barrica y lleva mucho tiempo haciendo  pruebas con diferentes robles  buscando que sus caldos tengan un buen equilibrio entre uva y madera. Las variedades cultivadas son muy diversas, tiene un poco de todo pero en mayor cantidad, Godello, Albariño, Mencía, Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot.

En el viñedo se trabaja de manera  natural  todos los trabajos se hacen a mano con las cabras y ovejas merodeando entre cepas.  Los vinos que elabora son dos, comercializados con los nombres de Remigio Enríquez, el blanco alegre con buena acidez en el que la  fruta es la protagonista,  el tinto  es fresco, agradable y se caracteriza por sus aromas a frutos rojos  con notas de la crianza en roble.

En un principio  Remigio urbanista reconvertido en viticultor cumplió  su sueño de hacer  sus vinos pero de lo que más orgulloso se siente  es de haberle dado vida a la finca que hace unos años atrás estaba abandonada como muchas laderas que hay en Galicia y ahora  convertida en un paisaje de ensueño  con futuro, por eso desde ivinourense felicitamos a gentes como este caso que con mucho trabajo y tanto  esmero  creen en la ilusión de hacer vino y dándole de esta manera vida a nuestro campo.