jueves, 6 de octubre de 2011

EnAnAs y GiGaNtEs

Una botella de vidrio puede evocar sensaciones muy variadas siendo éste el recipiente más extendido para conservar bebidas de todo tipo e imprescindible a la ahora de transportarlas.
El vidrio desde sus comienzos además de una función decorativa ha tenido un papel muy importante en el mundo del vino.


En la actualidad existe una sorprendente diversidad de tamaños de botellas, desde las famosas francesas, bordelesa y borgoña, continuando por la elegante troncocónica cuyo nombre se debe a su peculiar forma, siguiendo por la última innovación en el mundo de las botellas que es Martin Berasategui System, una sorprendente botella decantadora. Por lo general los tamaños de botellas llevan nombres bíblicos y la explicación es porque fueron creadas por encargo, para personas relevantes de la época, tras ellas en ocasiones hay razones estéticas o culturales pero que suelen responder a las necesidades planteadas por la propia naturaleza del vino.



Tipos de botellas & Capacidad


Quart- Avion 18,7 l
Botella mediana: 0,375 l
Standard: 0,75l
Mangnum: 1,5l 2 botellas
Jeroboam: 3 l 4 botellas
Rehoboam: 4,5l 6 botellas
Matusalén: 6l 8 botellas
Salmanasar: 9l 12 botellas
Baltasar: 12l 16 botellas
Nobucodonosor: 15l 20 botellas
Salomón o Melchor: 18l 24 botellas
Primat: 27l 36 botellas
Melquisedec: 30l 40 botellas


Pese a la necesidad de innovación y creatividad no deberíamos olvidar que el vino pertenece a la tradición, a la cultura y a la forma de vivir del país que lo produce, por ello las botellas en la mayoría de los casos reflejan la tipicidad de cada región.

No hay comentarios:

Publicar un comentario