domingo, 23 de octubre de 2011

Hormigón por Barrica, una nueva tendencia?

La destreza de convertir las uvas en vino no entiende de fórmulas ni de barreras y uno de los ejemplos es la utilización de depósitos de cemento en la crianza del vino.El uso de cubas de cemento en el mundo del vino no es una técnica nueva ya que desde tiempos atrás antes de que los franceses inventaran las barricas de roble nuestros antepasados empleaban ánforas de barro y tinajas para conservar y transportar el vino. Aunque resulte raro, el uso de los depósitos de cemento se comenzó a utilizar y fabricar en Francia y uno de los más afamados es el creador Marc Nomblot


Sin embargo los depósitos de cemento no sólo evitan el excesivo sabor a madera sino que también aporta un factor muy importante una excelente micro oxigenación que ayuda a suavizar los taninos y también por su forma oval es capaz de mantener las lías en suspensión aportándole una buena complejidad al vino. Otro punto a tener en cuenta es que el vino no entra en contacto con resina, acero u otros residuos.
Bodega Dominio do  Bibei



Con este aporte no pretendemos entrar en la comparación que si las cubas de cementos son mejores que las de barricas de madera , simplemente se trata de acercarnos a esta práctica que se está utilizando en España con una veintena de ejemplos en su gran mayoría vinos blancos de gran aceptación.



En Galicia se elaboran de esta forma tres magníficos vinos blancos que son Lapena , Lapola y Ovo de Triskel aunque éstos pasan primero por un periodo de tiempo en barrica de roble francés para terminar posteriormente en un depósito de cemento de forma oval evitando el excesivo sabor a madera sin disfrazar los vinos con fragancias que no aportan nada.

jueves, 6 de octubre de 2011

EnAnAs y GiGaNtEs

Una botella de vidrio puede evocar sensaciones muy variadas siendo éste el recipiente más extendido para conservar bebidas de todo tipo e imprescindible a la ahora de transportarlas.
El vidrio desde sus comienzos además de una función decorativa ha tenido un papel muy importante en el mundo del vino.


En la actualidad existe una sorprendente diversidad de tamaños de botellas, desde las famosas francesas, bordelesa y borgoña, continuando por la elegante troncocónica cuyo nombre se debe a su peculiar forma, siguiendo por la última innovación en el mundo de las botellas que es Martin Berasategui System, una sorprendente botella decantadora. Por lo general los tamaños de botellas llevan nombres bíblicos y la explicación es porque fueron creadas por encargo, para personas relevantes de la época, tras ellas en ocasiones hay razones estéticas o culturales pero que suelen responder a las necesidades planteadas por la propia naturaleza del vino.



Tipos de botellas & Capacidad


Quart- Avion 18,7 l
Botella mediana: 0,375 l
Standard: 0,75l
Mangnum: 1,5l 2 botellas
Jeroboam: 3 l 4 botellas
Rehoboam: 4,5l 6 botellas
Matusalén: 6l 8 botellas
Salmanasar: 9l 12 botellas
Baltasar: 12l 16 botellas
Nobucodonosor: 15l 20 botellas
Salomón o Melchor: 18l 24 botellas
Primat: 27l 36 botellas
Melquisedec: 30l 40 botellas


Pese a la necesidad de innovación y creatividad no deberíamos olvidar que el vino pertenece a la tradición, a la cultura y a la forma de vivir del país que lo produce, por ello las botellas en la mayoría de los casos reflejan la tipicidad de cada región.