martes, 16 de agosto de 2011

Sousón, entre algodones

Galicia, sorprendente tierra de vinos, de gran diversidad de terruños, climas, altitudes y de cientos de variedades autóctonas, perdidas y olvidadas por las modas y tendencias.

Una de ellas es la magnífica variedad tinta Sousón. Se trata de una de las variedades más difíciles de cultivar, una de la dificultades es que es de ciclo largo, lo que quiere decir que llega a su maduración óptima en el mes de Octubre y si a ello sumamos que es muy sensible a cambios bruscos de temperaturas, al sol, plagas y con las lluvias y heladas del otoño condicionan su desarrollo. Los racimos son de tamaño pequeño de forma cónica con los hombros muy compactos, el hollejo es fino y con mucha pruina. Claro que toda esa fragilidad y delicadeza unida a su alto contenido en materia tánica y su alegre acidez configuran unos tintos elegantes de gran sutileza de las que pocas uvas pueden presumir, maduros, de potente bouquet e intenos aromas.

Uva Sousón 
Sin embargo aquellos tiempos de dejar de lado las variedades que daban problemas ya quedaron atrás y podemos estar muy orgullosos del esfuerzo que hacen los viticultores gallegos en recuperar las variedades autóctonas que están sorprendiendo y seduciendo a los paladares más exigentes del panorama vinícola mundial.

Hasta hace poco tiempo era impensable encontrar un vino monovarietal 100 % Sousón y hasta puede resultar extraño ya que la práctica habitual era utilizar esta variedad como complementaria con otras variedades.

Vinos elaborados a partir de la variedad Sousón con una singularidad única que merecen mucho la pena ser bebidos y apreciados.


VX Cuvée Caco 2007 Sousón, de bodega Coto de Gomariz es un claro ejemplo de la consolidación de esta noble variedad. El enólogo Xosé Luis Sebio es quien dirige esta sorprendente creación y quizás sea el hombre que mejor conozca el comportamiento de esta cepa ya que Gomariz cuenta con la mayor superficie de viñedo de Sousón de Galicia.

Quinta Muradella Sousón, elaborado por José Luis Mateo que sin duda es uno de los jóvenes viticultores que con sus escasísimos vinos esta reivindicando a la perfección el terruño y las variedades autóctonas.


Viñaredo Sousón, tras la recuperación de pequeñas parcelas de la cepa Sousón nace este singular vino de la bodega Santa Marta ubicada en la bella localidad de Valdeorras comandada por el enólogo José Moreno Galindo que pese a ser su segunda añada se puede apreciar que hay una gran potencial.


Rúa Juan de Austría Ourense 
Aunque la Sousón sea aún una joya por explorar, con estos tres grandes ejemplos ya consolidados de terruños diferentes es evidente que volver al pasado es la mejor innovación.

Si tenemos en cuenta que hoy en día se elabora vino en casi todos los rincones del mundo y unido que el consumidor está cada vez más sofisticado, entendido y quiere disfrutar, divertirse y probar vinos con identidad que expresen el terruño, ahí es donde Galicia tiene un gran papel ya que cuenta con una gran diversidad de variedades autóctonas, climas, suelos etc.Y no nos olvidemos que dentro de una botella de vino al margen de la variedad de uva y de la zona donde se elabore, va algo más dentro, nuestra cultura, el clima, los ríos, los olores de las laderas, en definitiva nuestra forma de vivir y de entender el vino.

2 comentarios:

  1. Exquisita nota Daniel! Ciertamente es una variedad que no hemos probado como varietal puro, pero lo haremos pronto sin dudas. Los amantes de Galicia y los no tan amantes no pueden mas que conmoverse con esta riqueza galega. El párrafo final está impecable... Un fuerte abrazo desde Argentina.

    ResponderEliminar
  2. Andrés, muchas gracias por tu comentario cuando estes por Galicia seguramente beberemos algún Sousón entro otros.

    Un cordial saludo

    Ivinourense

    ResponderEliminar